Estados Unidos tiene la mayor cantidad de emisiones de carbono en la historia, está entre los países que más se beneficiaría de reducir el calentamiento global y aun así, es el único país que ha abandonado el Acuerdo de París.

En 2013, el gobierno Obama estimó el costo social federal del carbono en $37 USD por tonelada de dióxido de carbono producido. Una estimación conservadora frente a recientes investigaciones que ajustan el valor a los $200 USD dado que el calentamiento global ralentiza el crecimiento económico, haciendo el valor más costoso.

A pesar de ello, según el estudio “Country-level social cost of carbon” (Ricke, Katharine. Octubre 2018)[1] de la Universidad de California de San Diego, no sólo el costo social global es mucho más alto que el estimado por el gobierno Obama- estaría entre 177 USD y 805 USD por tonelada- sino que el costo de Estados Unidos sería de aproximadamente $50 USD por tonelada. Éste es el segundo costo más alto después del estimado para India ($90 USD). Aún más preocupante, según el mismo estudio, el costo de carbono de sólo Estados Unidos es mayor que el estimado por su gobierno para todo el mundo.

Por otro lado, según el paper “Global non-linear effect of temperature on economic production”[2] (Burke Marshall), publicado en octubre de 2015, que estudia la relación entre la temperatura promedio de los países y su PIB per cápita, la mayor productividad humana se encuentra en las zonas donde la temperatura es de 13ºc, aproximadamente. Esto implica que las economías con temperaturas promedio menores, como Canadá y Rusia, se benefician de un mayor calentamiento pero éste podría ralentizar el crecimiento económico para los países ubicados cerca al Ecuador que tienen altas temperaturas. Estados Unidos, está ubicado justamente cerca al pico de temperatura óptima por lo que el calentamiento global lo afecta más que a otros países más fríos como Alemania, Francia y Reino Unido.

El alto costo de los Estados Unidos es sorprendente, sobre todo porque las investigaciones muestran que los países más pobres son los más vulnerables a los efectos del cambio climático. Sin embargo, por tener el mayor PIB, Estados Unidos es el país que tiene más en juego.

En conclusión y de acuerdo al estudio “Temperature and Growth: a panel analysis of the United States”[3] publicado en marzo de este año por el Banco de la Reserva Federal de Richmond, Estados Unidos debería implementar impuestos sobre el carbono puesto que está entre el grupo de países que más podría beneficiarse por la reducción del calentamiento global.

Para más información, consulte el artículo completo:
https://www.theguardian.com/environment/climate-consensus-97-per-cent/2018/oct/01/new-studyfinds-incredibly-high-carbon-pollution-costs-especially-for-the-us-and-india

Apreciado lector: escríbanos, su opinión es muy importante para nosotros.
María Camila Murcia - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


btn-revista-nal

btn-encuesta